¿CÓMO PREPARAR EL EIR?

Lectura

“Si buscas resultados distintos, no sigas haciendo lo mismo que hasta ahora”

Albert Einstein

Antes de empezar a desarrollar este apartado nos va a resultar muy interesante analizar nuestros comportamientos y nuestras técnicas de estudio para obtener el máximo rendimiento en el mismo.

Por ello es importante que tomemos conciencia de aquellos errores que muchas veces de manera inconsciente o por acomodamiento cometemos y que nos impiden aprovechar al máximo esta fase del estudio tan crucial y relevante.

Vamos pues a destacar, aquellos errores más habituales que se cometen durante la fase de lectura.

Errores frecuentes que se cometen durante la lectura

1 Leer y repetir mentalmente lo que estamos leyendo. Es importante saber que nuestro cerebro funciona interpretando imágenes y no palabras. Las palabras que leemos las transformamos en imágenes que son interpretadas por nuestro cerebro. “Una imagen vale más que mil palabras”

Una imagen vale más que mil palabras

“Es un coche de carreras antiguo, negro, con rueda de recambio y llantas rojas”

  • Ver la imagen: 2 segundos.
  • Leer la frase, catorce palabras: 5 segundos.

 

Nuestro cerebro piensa en imágenes y las fija. Las palabras son conceptos abstractos más difíciles de recordar.

Para leer más rápido tenemos que modificar esta conducta, no repetir mentalmente lo que leemos y evitar esa “voz interior”.

2 Leer siempre avanzando Releer el mismo texto varias veces. Esto se llama regresión en la lectura. Debemos en el texto y nunca volver al texto ya leído, si lo hacemos perdemos el hilo y el sentido de la frase, mantenemos la fijación en palabras aisladas y no en la frase o el párrafo.

3 Leer palabras aisladas (esto se conoce como fijación) y no grupos de palabras (como si de una imagen se tratara). Para evitar este problema debemos utilizar la visión periférica, no enfocar la vista en cada una de las palabras, si lo hacemos, nuestra vista y nuestro cerebro realiza un sobreesfuerzo y además de la fatiga que provoca, ralentiza la lectura.

Hemos de realizar cambios para mejorar

No solo se trata de leer más rápido sino de aumentar también la capacidad de comprensión lectora. Precisamente, la lectura rápida facilita la comprensión lectora porque evitamos la fijación en palabras asiladas.


Como información previa, se considera una buena velocidad de lectura leer entre 300 y 350 palabras por minuto.

Vamos pues a entrenar

Nuestro primer objetivo es leer más rápido sin importar si comprendemos todo el texto leído, a medida que aumentamos la velocidad de forma natural, aumentaremos el nivel de comprensión lectora, van de la mano.

Podemos empezar leyendo textos fáciles, en primera instancia nuestro objetivo es entrenar la velocidad. Una vez conseguido esto, incorporaremos estrategias de comprensión lectora y fijación de la memoria.

Un buen ejercicio es leer un párrafo de unos diez minutos y contar el número de palabras leidas. (Se pueden contar las palabras leídas en un minuto y multiplicar estas por diez).

Ahora deberías volver a leer el mismo párrafo varias veces e ir aumentando progresivamente la velocidad, no importa la comprensión del texto, buscamos que tu vista y tu cerebro se acostumbren a leer rápido. Nos puede ayudar a leer más rápido si nuestra vista se fija en la mitad superior de las palabras porque es aquí donde se recoge más información de cada uno de los caracteres escritos.

Con un entrenamiento de diez minutos diarios en pocos días los resultados son sorprendentes.

Anímate a ejercitarte!!

Vamos a entrenar la lectura para el EIR
Lectura

La lectura será la primera toma de contacto con la información que queremos aprender, es por tanto crucial dominar las claves de una lectura eficaz, con ello, conseguiremos aumentar el rendimiento intelectual y académico.

La lectura no es más que la traducción de una serie de caracteres y símbolos que interpreta nuestro cerebro. Es un proceso mental complejo por lo que requiere atención y concentración puesto que persigue la comprensión del texto leído.

Existen diferentes tipos de lectura en función de la fase de estudio en la que nos encontremos. Así podremos hablar de la prelectura, la lectura comprensiva, la lectura analítica o la lectura crítica como las más destacables dentro de todo el proceso de aprendizaje.

Fases de la lectura
✓ La prelectura

Antes incluso de la prelectura, debemos considerar leer y entender perfectamente, la estructura del índice del tema que vayamos a estudiar. El índice de cada tema nos dará una idea de la organización estructural de los contenidos que irremediablemente deberemos dominar. Podemos considerarlo como los planos iniciales o la arquitectura básica a partir de la cual se desarrollan los contenidos de la materia que pretendemos aprender.

La prelectura es la primera toma de contacto con el nuevo texto, debe ser rápida y superficial para obtener una visión de conjunto y de la estructura y organización de los epígrafes y párrafos que constituyen los diferentes temas.

✓ Características de la prelectura:
  • Primer contacto con la información
  • Anterior a la clase para conocer los contenidos del tema
  • Ágil y superficial
  • Rápida, dinámica
  • Centrada en identificar títulos de cada epígrafe o párrafo
  • Debe ayudarnos a destacar con ella palabras en negrita o cursiva y texto subrayado
  • Debe facilitar la identificación de nombres, fechas o datos numéricos
  • Debe darnos una visión global de tablas y esquemas

 

Cabe destacar la imortancia de la prelectura para que como alumnos podamos detectar carencias en cuanto a conociminetos relacionados con la materia que se nos va a impartir o que vamos a estudiar si es por cuenta propia. Si durante la prelectura detectamos un déficit imortante de la materia en cuestión deberemos realizar un esfuerzo previo para repasar contenidos olvidados y actualizarnos. Será la mejor forma de rentabilizar el estudio.

✓ La Lectura Comprensiva

La lectura comprensiva, se considera una lectura activa, participativa. En esta fase vamos a leer los textos a estudiar tras la impartición de la clase.

En este momento ya tenemos toda la información y esta lectura nos ayudará a reforzar y fijar conceptos.

Vamos a leer párrafo a párrafo, leyendo lo más rápido posible y entendiendo y relacionando los contenidos.

Si el texto a leer es muy extenso deberemos fraccionarlo, recordad que nuestro cerebro también necesita descansar.

Leeremos como un bloque cada epígrafe y los párrafos que contenga, incluidos títulos y subtítulos.

Es muy importante no leer palabras aisladas, por tanto nunca hacer regresiones en la lectura, leer a velocidad rápida, sin verbalizar (leer en voz alta) y sin movimientos laterales de la cabeza, deben movers los ojos exclusivamente. Si nos hemos entrenado, nos ayudará, leer fijándonos sobretodo en la mitad superior de las  palabras.

Tras la lectura de cada párrafo completo y no antes, deberemos buscar el significados de quellas palabras nuevas o desconocidas y hacer un breve resumen mental del contenido de dicho párrafo.

✓ La Lectura Analítica

Preparemos rotuladores y bolígrafos. Empecemos a subrayar. Durante las fases del estudio y tras la lectura comprensiva, deberemos realizar otra lectura dentro de la fase de subrayado. Vamos a leer y subrayar,para que más adelante podamos construir un esquema y un resumen de cada tema.

En esta lectura, realizada durante la fase de subrayado como decíamos, vamos a ir destacando aquellos conceptos y palabras clave determinantes para entender el sentido y significado de los textos.

En esta lectura debemos cribar la información y saber discernir entre lo esencial, lo importante y lo complementario. Es esta una relectura detallista que apoyándose en el subrayado destaca y diferencia las ideas importantes, las secundarias y las complementarias. De ahí la importancia de la jerarquización en el subrayado

✓ La lectura crítica

Tras la fase de subrayado se impone otra lectura. En ella y gracias a los textos subrayados podremos construir nuestro propio esquema o resumen.

 

En muchos manuales que hablan sobre técnicas de estudio, encontraremos recomendaciones sobre realizar un esquema y tras él un resumen. Si bien es cierto que parece ser la forma lógica de desarrollo de todo el proceso de aprendizaje, en nuestro caso y dada la materia a estudiar, podemos encontrar temas que sean más susceptibles de elaborar un esquema, otros un resumen y en otras ocasiones una especie de híbrido esquema-resumen. Quedará a la libre elección del estudiante esta decisión.

 

Tras el subrayado pues, deberemos volver a leer nuestro tema, pero esta vez ya fijándonos en aquellos contenidos que hemos ido destacando para elaborar nuestro esquema-resumen. Se impone aquí una lectura crítica puesto que debemos construir este esquema-resumen con nuestras propias palabras, evitando reproducir literalmente el texto original.

Este esquema-resumen estará evidentemente condicionado por el nivel de conocimiento sobre la materia en cuestión por lo que será un trabajo muy personal.

No se trata de resumir contenidos ni trascribir absolutamente todo el contenido del tema original, este esquema-resumen es el material que nos permitirá repasar más adelante de forma cómoda la materia.

Durante esta lectura crítica deberemos formularnos preguntarnos y responder a ellas. Evaluaremos nuestro nivel de conocimiento y decidiremos qué contenidos aparecerán en este esquema-resumen y cuales otros obviaremos.

× ¿Cómo podemos ayudarte?